Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

 

Absolución a pesar de no visualizar una cardiopatía congénita
 

 

 

Absolución a pesar de no visualizar una cardiopatía congénitaPara que exista responsabilidad médica debe haber una actuación contraria a la lex artis.

 

El daño, por si solo, no produce derecho a indemnizar, puesto que la responsabilidad de la actuación sanitaria es de medios y no de resultados.

 

Así, el Tribunal Supremo ha revocado un fallo de la Audiencia Provincial de Madrid y ha absuelto de responsabilidad en el nacimiento de un niño con una malformación cardiaca a dos ginecólogos, una clínica privada y una aseguradora.


 

 

  • La jurisprudencia recuerda que "el médico, en su ejercicio profesional, es libre para escoger la solución más beneficiosa"

 


Los padres del bebé presentaron una demanda al considerar que los ginecólogos que atendieron a la gestante deberían haber visto el síndrome de cavidades hipoplásticas que presentaba el feto y, también, por una lesión plexo branquial del bebé que achacaban a las maniobras del parto. La malformación cardiaca fue detectada cuando el bebé tenía varias horas de vida, y la lesión, en una de la intervenciones a las que fue sometido el recién nacido en un hospital distinto al demandado.


El Supremo señala que "a la vista del estado de la ciencia, no se podía prever a los pocos momentos u horas del nacimiento que el menor sufría un síndrome de cavidades hipoplásticas y sólo pudo sospechar y luego establecer un diagnóstico cierto cuando la primera sintomatología específica empezó a cursar". El alto tribunal respalda la actuación facultativa, que señala "se encuentra exenta de culpa y negligencia habiendo actuación conforme a la lex artis, en el seguimiento del embarazo que se realizó conforme a los protocolos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)".

 

 


Juicio de instancia


La defensa de uno de los ginecólogos, que realizó el abogado Miguel Ángel Juaranz, añade más luz en este punto al citar las pruebas que se presentaron en el juicio de primera instancia y en el que los ginecólogos fueron absueltos. El juez de instancia recogió el testimonio del ginecólogo que siguió el embarazo, quien aseguró que ofreció la posibilidad a los progenitores de realizar un diagnóstico prenatal "por la edad de la madre, cercana a los cuarenta años", apunta el médico. Sin embargo, los demandantes descartaron realizar esta prueba, pues se declararon objetores de conciencia. De lo que se deduce que, si hubieran conocido la patología cardiaca, no hubieran barajado la opción de abortar.


La sentencia reconoce que se ignora "qué es lo que los facultativos deberían haber hecho para haber evitado el daño sufrido", es decir, la patología congénita


Por otro lado, la acusación cuestiona el acierto de los facultativos al elegir un parto vaginal en lugar de una cesárea, que podría haber evitado el plexo branquial. Pero la sentencia del Supremo respalda la actuación facultativa y no encuentra pruebas contundentes que vinculen la atención en el parto con la lesión: "Los ginecólogos actuaron conforme a la lex artis [...] en la elección de la forma del parto (vaginal) en la intervención durante el parto, en la técnica elegida [...] y en su resolución".

 

En este sentido, el alto tribunal acude a la jurisprudencia para recordar que "el médico, en su ejercicio profesional, es libre para escoger la solución más beneficiosa para el bienestar del paciente poniendo a su alcance los recursos que le parezcan más eficaces".


El Tribunal Supremo concluye que el daño que sufre el niño "no aparece asociado a una actuación u omisión negligente o culposa", puesto que "se ignora qué es lo que debieron hacer que pudiera haber evitado el perjuicio sufrido". Así, el alto tribunal reconoce que "la lesión de plexo branquial no viene producida por una acción u omisión integrada en el ámbito de la actuación de los ginecólogos y porque tampoco la cardiopatía resulta de ningún acto médico, por ser de carácter congénito".

 


Métodos falibles frente a malformaciones


El TSJ de Madrid absolvió a la Administración y a su entidad aseguradora de la demanda de una paciente que solicitaba una indemnización por las malformaciones que presentaba su hija al nacer. La sentencia señala que los métodos diagnósticos no aseguran al cien por cien la detección de malformaciones y su ofrecimiento depende de si están incluidos en la cobertura sanitaria del área.

 

 

 

 

FUENTE:  Diariomedico.com



 

 

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web