Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

DEL MÉDICO EXPERTO AL PACIENTE EXPERTO 


Manuel Serrano Gil. Médico. Presidente de la Fundación Educación, Salud y Sociedad.

Coordinador del Programa Paciente Experto

 

Para todos nosotros, una de las cosas más importantes en la vida es nuestra salud y la de nuestra familia. Pienso que esta preocupación, y la responsabilidad que cada uno tenemos para cuidar de nuestra propia salud, debería ser la base para mejorar la salud de todos en el Reino Unido” (Tony Blair, “Public Health White Paper-Choosing health,making health choices easier”, nov. 2004).


El término “paciente experto” al ser escuchado por un profesional sanitario es razonable que inicialmente produzca rechazo. Se teme que el paciente tome una posición de exigencia ante su médico, que acuda a la consulta con la “lección aprendida” por haber revisado en Internet toda la información sobre su enfermedad, etc. Sin embargo, en realidad, la denominación es aceptada en todo el mundo como aquel paciente que se sabe el principal responsable de su salud, decide cuidarse, y tiene las habilidades, la motivación y la confianza para hacerlo, siempre en colaboración con el profesional sanitario.

Como menciona la directora del Centro de Investigación en Educación para Pacientes de la Universidad de Stanford, la doctora Kate Lorig, “si el paciente no quiere hacer algo, no lo hará”. Frente a la información sanitaria tradicional, la educación en el autocuidado -recomendada por la OMS en el Nuevo Modelo de Cuidados Crónicos-hace al paciente capaz de tomar decisiones respecto a su salud, favoreciendo los cambios conductuales necesarios para la prevención y tratamiento de las enfermedades crónicas.

 

Programas de autocuidado


Desde los años 80 se han ido desarrollando en todo el mundo programas de autocuidado de la salud. El más importante, y extendido actualmente en más de treinta países, es el Chronic Disease Self Management Programme (CDSMP) o Programa de Autocuidado para Enfermedades Crónicas de la Universidad de Stanford. Este programa ha sido objeto de más de 50 ensayos clínicos e incluso una revisión sistemática de la Colaboración Cochrane ha valorado la eficacia del mismo. En Inglaterra, dicho programa se denomina desde hace quince años The Experts Patient Programme y está previsto que lo reciban 100.000 pacientes al año en el 2012.
 




 

El CDSMP se basa en que la condición de enfermo crónico produce en el paciente unas consecuencias que son comunes en todos ellos: dificultad en la toma de decisiones, alteraciones en el estado de ánimo, problemas en la relación médico-paciente, en el ámbito familiar o laboral, falta de adherencia a tratamientos o consejos médicos, problemas en la alimentación, falta de ejercicio físico, dificultades en el manejo del dolor, etc.

Estas consecuencias en la persona, comunes en todas las enfermedades crónicas, son las que se tratan en el programa CDSMP, no los aspectos técnicos sobre cada enfermedad, que son responsabilidad de ser informados por el profesional sanitario al paciente. Este enfoque lleva a que puedan ser los pacientes, convenientemente formados, los que impartan el programa a otros pacientes en sesiones grupales de hasta 15-20 pacientes. También pueden participar como educadores, si lo desean, profesionales sanitarios, siempre que al hacerlo, no lo hagan desde su posición técnica, sino como facilitadores o promotores del autocuidado, o por su propia experiencia de padecer una enfermedad crónica.

En otros países existen programas dirigidos a enseñar a profesionales habilidades de autocuidado de la salud en la consulta, como el método de Flinders en Australia, pero no se han evaluado sus resultados mediante ensayos clínicos.
 


Beneficios para el profesional, servicios sanitarios y sociales


Hemos oído en muchas ocasiones que nos encontramos ante una “epidemia” de enfermedades crónicas. Esta situación, junto al cambio de expectativas respecto a los servicios recibidos por parte de los pacientes, ha llevado a una saturación de los servicios asistenciales, diseñados principalmente para tratar a pacientes en situación aguda. Quizá llegados a este punto un profesional diría: “Está muy bien eso del paciente experto, pero no tengo tiempo en la consulta”. Y es cierto que no es posible contratar suficientes profesionales para atender la demanda de servicios necesarios por los enfermos crónicos.

Sin embargo, mediante los programas de autocuidado de la salud, el paciente pasa a ser también un proveedor de servicios de salud. No es por tanto, una tarea añadida para el profesional. Además, los cursos de educación en el autocuidado se realizan fuera del horario de asistencia y preferiblemente en un entorno no sanitario.

El apoyo en el autocuidado mejora la relación médico paciente. Mediante la recomendación o prescripción -en treinta segundos- de acudir a un programa de autocuidado de la salud, el médico es percibido como alguien que se preocupa no sólo por la enfermedad del paciente, sino también por su persona. Por ello el Programa en Inglaterra, y también en España, ha elegido el lema “Moving from patient to person” (“Del paciente a la persona”).

Se han realizado ensayos clínicos de cómo estos programas mejoran la percepción del profesional sanitario por parte de los pacientes, la adherencia al tratamiento, mejoras en la calidad de vida relacionada con la salud, la disminución de la hiperfrecuentación en los servicios de urgencias, y el número y la duración de las estancias hospitalarias de los enfermos crónicos.

Se estima que las enfermedades crónicas son la causa del 70 por ciento del gasto sanitario. En Estados Unidos, compañías sanitarias privadas, como la Kaiser Permanente, imparten programas de forma gratuita para todos sus asociados, al disminuir el coste sanitario. Otros sistemas públicos de salud, como el NHS en el Reino Unido, en Suecia y en Canadá también los ofrecen dentro de su cartera de servicios.

En el ámbito social, según un informe de la AHRQ (Agency for Health Research and Quality), el CDSMP disminuyó el nivel de dependencia de las personas mayores. En Inglaterra también se ha aplicado el Programa para cuidadores de pacientes (“Looking after me”) que sufren en su salud la carga de ser cuidador. Estos resultados son de especial interés en nuestro país ante la nueva Ley de Dependencia, teniendo en cuenta que las enfermedades crónicas son la principal causa de dependencia y que se presta atención también a la formación de cuidadores.

 


El médico experto

Para la implementación de la educación en el autocuidado es imprescindible la implicación del profesional sanitario. Podríamos denominar “médico experto” a aquel que promueve la educación del paciente en el autocuidado, siguiendo las recomendaciones del nuevo del Modelo de Cuidados Crónicos propuesto por la OMS. La figura del profesional queda reforzada socialmente, realizando una Medicina más integral y acorde con la evidencia científica.

Es necesaria la preparación del profesional en técnicas de entrevista motivacional y que se incluya en el currículo académico de las Facultades de Medicina la formación en habilidades de apoyo en el autocuidado.

En Estados Unidos, y también en otros países, se premia a los profesionales que fomentan el autocuidado de la salud en programas como el “Diabetes Physician Recognition Programme” (Programa de Reconocimiento de Médicos que atienden a Diabéticos).

En estos últimos años hemos presenciado distintos modelos de carrera profesional en cada comunidad autónoma, y en todos ellos se premiaba de alguna forma la implicación del profesional en su formación. Es de justicia la compensación social y retributiva de los profesionales que fomenten entre sus pacientes la cualificación de pacientes expertos. De esta forma podremos recorrer el camino adecuado para la implementación de estos programas: del médico experto al paciente experto.

 

Fuente: Diario Médico

 

          

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web