Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

Sólo el error inexcusable es perseguible por la vía penal

 

 

Una sentencia de la Audiencia Provincial de Zamora ha analizado la responsabilidad penal exigible a los profesionales médicos y, citando la jurisprudencia del Tribunal Supremo, señala que "no se puede castigar penalmente la falta de una extraordinaria pericia, ni el error científico o el error de diagnóstico, salvo los que resulten cualitativa o cuantitativamente inexcusables o impensables".

 

Gonzalo de Santiago 22/01/2009 

 

 

 

Tampoco se debe responsabilizar penalmente al profesional "de las deficiencias del material o instrumental médico existente cuando no le son imputables a él y es desconocedor de ello". Es decir, "el reproche penal viene dado por la dejación de atenciones o comprobaciones para evitar la equivocación y cuando se puede evitar el comportamiento lesivo, así como cuando el profesional presenta deficiencias técnicas o científicas cualificadas".

La sentencia argumenta que la medicina no forma parte de las ciencias exactas, "interviniendo con frecuencia elementos inaprensibles y que existen riesgos extraños de difícil previsibilidad que propician errores de diagnóstico, dentro de márgenes tolerables que pueden escapar al rigor de la incriminación penal". Apoyándose en esta argumentación, el tribunal zamorano rechaza el recurso de un paciente al entender que califica erróneamente los hechos por los que denunciaba a dos médicos que le atendieron.

El afectado acudió con un dolor agudo en su muñeca izquierda tras caerse de un tejado. El diagnóstico fue fractura del extremo distal de ambos huesos del antebrazo izquierdo. Además, se observó una severa deformidad en el dorso de tenedor del extremo distal del antebrazo izquierdo con signos locales de fractura.
 


Tratamiento


Tras varias radiografías, uno de los denunciados trató la fractura realizando una reducción bajo anestesia endovenosa después de una tracción en el eje de la extremidad y maniobras de desmontaje, seguida de una osteosíntesis consistente en una fijación con una aguja de Kirschner y una inmovilización con férula dorsal.

La evolución postoperatoria fue satisfactoria y, tras realizar radiografías de control, fue dado de alta. Seis días después un traumatólogo le retiró la férula y le colocó un yeso y, después de hacerle nuevas radiografías, se observó que la fractura del radio consolidaba con buena orientación. No obstante, las molestias continuaron, por lo que fue valorado nuevamente por el traumatólogo.

Posteriormente acudió a un médico privado, quien, tras la exploración física y el examen radiológico, le diagnosticó mano izquierda dolorosa y deformidad por secuelas de la fractura. Además, le detectó un defecto de movilidad en la articulación debido a las secuelas de fractura de las segundas falanges del tercer y cuarto dedo. Según la sentencia, facilitada por Aranzadi, "en modo alguno estamos ante un delito de lesiones, sino, en todo caso, de imprudencia".
 


Tampoco imprudencia


Sin embargo, la sentencia explica que tampoco se explica en la demanda en qué ha consistido la imprudencia que se achaca a los denunciados, "pues el recurso no alude a ella en ningún momento; es más, el único peritaje del médico forense concluye que la fractura fue debidamente diagnosticada y tratada con una de las técnicas indicadas en estos casos". Por tanto, una defectuosa consolidación no puede atribuirse a una actuación médica inadecuada y no puede hablarse de una mala praxis médica, toda vez que no se ha podido determinar con suficiente certeza el momento en el que se han producido las fracturas. "De lo actuado no se desprende la existencia de ningún indicio alguno para calificar el comportamiento de los demandados como imprudente en el ámbito penal, sino, en todo caso, de responsabilidad extracontractual civil".

Por todo ello, la sentencia desestima el recurso del demandante y confirma el auto que acordó el sobreseimiento por no ser los hechos constitutivos de infracción penal. No obstante, reserva la posibilidad de que el afectado inicie acciones civiles.

El error científico o de diagnóstico no puede castigarse penalmente, salvo que resulten cuantitativa o cualitativamente inexcusables o impensables. Así lo ha argumentado una sentencia de la Audiencia de Zamora, que rechaza un recurso por un presunto delito de lesiones.



No tomó la más mínima precaución


Un juzgado penal de Madrid condenó a un cirujano que operó por error a un paciente la rodilla que tenía sana en vez de la enferma. El fallo consideró que en este caso el médico no puso todo el cuidado que le era exigible, ya que debió asegurarse de que era la articulación correcta (ver DM del 13-III-2008). Según el juez, el profesional fue manifiestamente negligente al no tomar la más mínima precaución respecto a identificar y preparar la rodilla que debía ser operada.


 

 

 

Fuente:  Diariomedico.com

 

 

 

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web