Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

Mediación: la opción extrajudicial en el olvido


Litigios sanitarios La asiduidad de la profesión y de las Administraciones sanitarias en los tribunales por supuestas negligencias está a la orden del día. Sin embargo, la ley abre la puerta a otras opciones para resolver los conflictos entre médicos, servicios de salud y pacientes. Son las vías extrajudiciales y, en concreto, la mediación. La iniciativa de ciertos colegios e instituciones, pese a las ventajas que esta opción puede aportar, se topa con la resistencia del profesional y del enfermo, y con la tradición de la Administración de defender sus intereses en vía judicial.


Marta Esteban 17/06/2008

 


No es plato de buen gusto para un profesional sanitario verse involucrado en un proceso judicial por una supuesta negligencia médica y pasar por la temida pena de banquillo, es decir, sentarse delante de un juez para explicar por qué su actuación no merece reproche ni condena. Que las denuncias de los pacientes acaban en los tribunales es una realidad palpable y suficientemente demostrada si se cuentan los cientos de resoluciones que sobre responsabilidad sanitaria se dictan al año en España, aunque, todo hay que decirlo, la mayor parte de ellas son absolutorias para el facultativo.

Pero la vía judicial, dejando a salvo los casos de responsabilidad penal por imprudencia grave profesional, no es siempre la mejor salida para una reclamación sanitaria. La ley deja una puerta alternativa a los tribunales y pone en manos de las partes -médicos, pacientes, Administración y compañías de seguros- la figura de la mediación y el arbitraje. En la primera, las partes conservan su capacidad de decisión, es decir, quien decide no es el mediador, sino que son las partes las que acuerdan.

En el arbitraje, la resolución la dicta un árbitro y las partes se comprometen a acatar ese laudo arbitral, que es vinculante. Ambas opciones son muy utilizadas en otros ámbitos, pero no así en cuestiones donde se discute la responsabilidad sanitaria.

En cualquier caso, los intentos para su implantación no perecen y organismos como el Colegio de Médicos de Orense, el de Vizcaya y el Defensor del Paciente de la Comunidad de Madrid luchan para que se consolide. ¿Por qué las vías extrajudiciales no tienen acogida en el campo sanitario?
 

 


Los puntos débiles


José Nirvado, letrado del Colegio de Médicos de Orense, apunta varias causas. "Una de las dificultades es que en el ámbito de la responsabilidad por daño médico intervienen demasiadas personas, lo que hace muy difícil, si no imposible, que se pongan de acuerdo para solucionar un conflicto". A la pluralidad de personas con intereses contrapuestos se suma el hecho de que "la profesión médica es reacia a someterse a un proceso conciliador, pues la competitividad y el sentimiento de prestigio profesional existente hacen muy difícil que un médico someta voluntariamente su actuación al examen de un tercero".

En la fracasada implantación de la mediación en el sector sanitario siempre ha sobrevolado el fantasma de la desconfianza del enfermo por miedo al corporativismo médico. Nirvado señala como un factor negativo el hecho de que "el proceso se desarrolle bajo el patrocinio del colegio de médicos y el paciente pueda considerar que los colegas no se van a perjudicar entre sí". En cualquier caso, es también un dato importante el hecho de que "los enfermos no están suficientemente informados sobre la existencia de este proceso extrajudicial".

Al crear la institución del Defensor del Paciente de la Comunidad de Madrid, el Gobierno regional le encomienda como función principal "intermediar en los conflictos que planteen los ciudadanos como usuarios del Sistema Sanitario de la Comunidad de Madrid", explica el titular de la entidad, Juan Ignacio Barrero.

Tras la experiencia en este campo, Barrero analiza la implicación de la Administración, donde "existe una idea muy arraigada de ejercer la defensa de sus intereses en la vía administrativa y, en caso de necesidad, acudir a los tribunales". Sin embargo, y "pese a que el uso de este sistema ante la entidad gestora es algo insólito, hay sintonía con ella cuando se utiliza este procedimiento".
 

 


Rápido e informal


La ventaja de estos procesos es "la rapidez en la solución del conflicto y que la Administración gana en credibilidad ante el ciudadano perjudicado"; es más, para cualquiera de las partes "aporta el beneficio de tratar el caso con la discreción deseable en estos delicados asuntos".

Pero la celeridad no es el único beneficio. Alfonso Atela, abogado del Colegio de Médicos de Vizcaya, apunta que la utilización de esta vía extrajudicial "es muy poco formalista. Nosotros tenemos establecido un procedimiento por defecto, pero las partes pueden elaborar el que mejor les convenga". Además, también hay que tener en cuenta que "el proceso no se desarrolla en un juzgado, por lo que el médico no acude con tanto miedo" y que la resolución del conflicto se dicta como muy tarde a los seis meses. En cuanto a la colaboración de las partes, Atela sí considera que hay "predisposición del médico, pero no tanto de la Administración". La dificultad "no está en los médicos, sino que es una vía desconocida para los pacientes, lo que hace que quien decida es el abogado, que no se plantea someterse a lo que no conoce. También es desconocida para las aseguradoras".

Los intentos de desligar la mediación del ámbito sanitario para alejar el fantasma del corporativismo tampoco han tenido la acogida que se esperaba. Tras la iniciativa del Colegio de Médicos de Vizcaya, en la sede de la abogacía madrileña -el Colegio de Abogados de Madrid- se creó la Corte de Arbitraje para asuntos sanitarios, pero el número de casos ha sido insignificante.


 


La rapidez frente a la demora de los juicios


Hace siete años que el Colegio de Médicos de Orense creó el Servicio de Mediación y Arbitraje. Tras esta experiencia, José Nirvado, letrado de la entidad colegial, destaca que la principal ventaja del uso de la mediación es "la rapidez en la solución de los conflictos frente a la demora y retraso que existe en el ámbito judicial". En cualquier caso, la implantación de estas vías extrajudiciales debe contar con la participación de los facultativos y de la Administración, pero no parece que sean muy propensos. "Por la experiencia, no creo que exista predisposición de los médicos a la mediación. En muchos casos el solo hecho de proponérsela supone admitir una culpabilidad que el facultativo, salvo casos excepcionales, nunca está dispuesto a asumir". En cuanto a la Administración, su iniciativa es nula.

 



El corporativismo no crea desconfianza


Desde 1997 el Colegio de Médicos de Vizcaya ofrece a los médicos y pacientes la posibilidad de solucionar un conflicto de responsabilidad mediante la vía del arbitraje. Tras su implantación, la duda era si el estar ubicado en sede colegial frenaría la participación de los facultativos. Alfonso Atela entiende que el problema no es el corporativismo, pues "el árbitro normalmente no es otro médico. Si el arbitraje es de equidad, es decir, si las partes así lo acuerdan, podrá resolver un médico, pero por lo general el árbitro será un abogado".

Además, parece que otra de las partes implicadas, la Administración, es reacia al uso de esta vía. "Es la única a la que la dilación del proceso judicial no le perjudica y le va muy bien en los juzgados contenciosos".

 


Una forma de alejar a la medicina defensiva


La Administración y los pacientes no son los únicos que se beneficiarían con la resolución de los conflictos a través de la mediación. Según Juan Ignacio Barrero, Defensor del Paciente de la Comunidad de Madrid, "el profesional sanitario también encuentra un valor altamente positivo en la mediación". Y es que con el uso de esta vía extrajudicial "no se judicializa el asunto que le afecta, lo que evita el riesgo de quedar señalado, y además, se aleja la posibilidad del ejercicio de la medicina defensiva".

La utilización de la mediación en el ámbito sanitario también puede ser mejorada, y una medida sería la existencia de un baremo para daños médicos, pues "haría mucho más fácil el acercamiento de las posiciones entre las partes cuando ambas conocen los límites económicos del asunto a tratar".

 

 

 

Fuente: diariomedico.com

 

         

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web