Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

Responsabilidad del Farmacéutico por dispensación errónea de un medicamento

 

 

En su sentencia de 18 de julio de 2007, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº1 de Zaragoza confirma la sanción de 18.000 Euros impuesta por el Departamento de Salud y Consumo de la Diputación General de Aragón a un farmacéutico por un error en la dispensación de un medicamento para un niño de corta edad que le ocasionó una intoxicación.


El farmacéutico negaba haber cometido infracción alguna, sosteniendo que dispensó el medicamento de conformidad con la alerta de 31 de agosto de 2004, enseñándole la abuela del niño de 14 meses de edad dos frascos, uno de Ventolín Solución para respirador 10 ml y otro de Ventolín Jarabe 100 ml y que fue ella la que indicó que era el del respirador. También sostiene que fue la médico la que indicó incorrectamente en la receta que era "Ventolín Susp.", no indicando ni Ventolín solución ni Ventolín jarabe.


No obstante lo anterior, el Juzgado entiende que de los hechos y de la valoración conjunta de la prueba se deduce que el farmacéutico no cumplió la alerta de 31 de agosto de 2004 de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, para evitar errores en la utilización en vía oral en lactantes de la especialidad Ventolín solución para respirador 10 ml. Basta comprobar que si en la receta pone con claridad "Ventolín Susp.", en ningún momento cabe que ello se confunda como dice la alerta con "Ventolín solución".


Es cierto que inadecuadamente la propia doctora en su declaración dice que al indicar «susp» quiere referirse a suspensión como sinónimo de jarabe y ello no sólo no es conforme con las presentaciones, donde la que ella indica como suspensión es en realidad un jarabe, sino que tampoco es conforme con la alerta que indica que los médicos deben expresar con claridad si es jarabe o solución inhalatoria. Pero esta incorrección no salva de responsabilidad al farmacéutico.


De esta forma, si alguna duda le generó al farmacéutico la dispensación, sabedor de la alerta debió confirmar la prescripción con el médico prescriptor y en ningún caso debió dispensarla como solución para inhalador con la mera confirmación de la abuela del niño.

 

Además, la alerta también obliga al farmacéutico a advertir al usuario que la presentación solución es para utilizarla con dispositivos especiales, confirmando cual es la vía de administración, prevención que si hubiera sido realizada por la farmacéutica no hubiera determinado las consecuencias adversas en la salud del niño.

 

 

 

 

         

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web