Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

El riesgo infrecuente no exime del daño desproporcionado

 

 

 

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha señalado en un fallo que la Administración no se puede amparar en complicaciones infrecuentes para eludir su responsabilidad por un daño desproporcionado. El fallo censura la pérdida de visión de una paciente tras una orbitotomia.


Nuria Siles 18/01/2006

 

 


La Sala de lo Contencioso-del Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha condenado a la Administración por entender que la pérdida de visión de un ojo tras una orbitotomía es un daño desproporcionado del que ha de responder sin que se pueda amparar en el hecho de que se trataba de una complicación infrecuente.


El riesgo infrecuente no exime del daño desproporcionadoSegún relata la sentencia, desde 1994 la paciente venía siendo tratada de hipertiroidismo por enfermedad de Graves. Cuatro años después evolucionó a hipotiroidismo y en 2000 fue reconocida en el servicio de oftalmología de un hospital gallego, donde le diagnosticó oftalmopatía tiroidea desde el inicio de la enfermedad -hipertiroidismo-, glaucoma, diplopia ocasional, dolor y ardor ocular, así como exoftalmia.

 

Desde este servicio se le aconsejó la intervención quirúrgica para eliminar pequeños acúmulos de grasa retroorbitarios y corregir así el exoftalmos -defecto estético-. A la enferma se le comunicó que la intervención era de bajo riesgo y que no eran previsibles complicaciones graves.


El 5 de abril de 2001 se le realizó la operación para descomprensión orbitaria en ambos ojos. Al día siguiente se descubrió que la visión del ojo derecho estaba seriamente limitada. El diagnóstico fue de neuritis óptico-isquémica por lesión de las arterias ciliares posteriores cortas que vascularizan la coroides. A pesar del tratamiento, la enferma perdió prácticamente la visión total del ojo derecho, conservando una posición del campo visual inferior.


La paciente demandó a la Administración al entender que había recibido una defectuosa asistencia sanitaria, de la que se originaron las graves secuelas padecidas. Por ello, solicitaba una indemnización de 143.423,79 euros.


La sentencia, que acoge los argumentos de Alfonso Iglesias, considera que "es obvio que se ha producido un daño manifiestamente desproporcionado, pues resulta inexplicable que de una orbitotomía pueda derivarse la pérdida de visión de un ojo, solamente comprensible en el caso de que se haya producido una deficiente praxis médica".


Asimismo, el fallo señala que la Administración no ha explicado cuál ha sido la causa del fracaso de la operación.

 

 


Mala praxis

 


Ante esta ausencia explicativa, prosigue el fallo, "nace una presunción desfavorable a la tesis de la Administración al comparar lo que es normal o usual desde el punto de vista del sentido común, de la experiencia y de los dictados de la ciencia médica, con el desproporcionado resultado producido en el supuesto enjuiciado, todo lo cual conduce a pensar que ese efecto lesivo sólo puede venir generado por una deficitaria práctica médico-asistencial".


El tribunal entiende que "no admite justificación [el hecho de que] se produzcan consecuencias inexplicables que, de no mediar una evidente falta de diligencia y cuidado habrían podido evitarse". Por todo ello, y atendiendo, entre otras circunstancias a la grave secuela derivada de la operación y al daño moral subsiguiente el fallo impone una indemnización de 48.000 euros.

 

 


Doctrina acogida por lo contencioso

 


La doctrina del daño desproporcionado -que presume la negligencia del médico, salvo que pruebe lo contrario, cuando se origina a un paciente un daño que en condiciones normales no se habría producido- es una teoría propia del orden civil. Sin embargo, los tribunales de lo contencioso han acogido esta doctrina. Así, el propio Tribunal Supremo la aplicó al estudiar el caso de una paciente que quedó tetrapléjica tras una intervención de estenosis traqueal (ver DM del 27-X-2005).

 

Por su parte, la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Valencia también hizo lo propio en una sentencia en la que condenó a la Administración a pagar 704.756 euros por las graves secuelas que sufrió un enfermo después de que le realizaran una operación de hernia umbilical (ver DM del 22-VII-2005).
 


 

 

Fuente:  Diariomedico.com

 

 

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web