Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

 

en el daño desproporcionado es el médico el que debe probar su inocencia
 

 

 

En el daño desproporcionado es el médico el que debe probar su inocenciaEn las demandas sanitarias de los pacientes el demandante es quien debe demostrar la culpabilidad del demandado con pruebas. Sin embargo, se invierte la carga de la prueba cuando en el recurso que se presenta se alude a un daño desproporcionado, de manera que es el médico quien debe demostrar su inocencia, que deja de presuponerse.

 

Este ha sido el caso de la demanda presentada por un paciente que después de someterse a una intervención por una hernia inguinal sufrió un hematoma intrarraquídeo del que tuvo que ser intervenido de urgencia y que le ha dejado secuelas de por vida.


El facultativo actuó de manera negligente punzando o lacerando un vaso muy grueso que provocó un hematoma intrarraquídeo


El juzgado de Primera Instancia número 4 de Santiago de Compostela ha condenado al anestesista que intervino en la operación de la hernia a indemnizar con 93.726 euros al paciente por las secuelas que tiene que soportar. Para condenar al facultativo, el juez ha tenido en cuenta el daño desproporcionado que sufre el hombre después de someterse a una intervención de cirugía menor.


La acusación, representada por el abogado Alfonso Iglesias, cuestionaba la conveniencia de utilizar la anestesia intradural para la intervención que se le practicó al paciente y denunciaba que la complicación que sobrevino en el postoperatorio "no fue mencionada en el consentimiento informado y, por lo tanto, [el paciente] no pudo decidir optar por otro tipo de anestesia, con las que no existe esta complicación, así como que la intervención de la hernia inguinal es una cirugía menor que, en este caso, ha producido lesiones graves permanentes, un daño desproporcionado, que con otro tipo de anestesia se habría evitado".

 

 


Informe del perito

 


En este punto, el perito de la defensa se esfuerza en justificar lo acertado del criterio de su cliente en el uso de este tipo de anestesia y señala que la complicación de hematomas en estos casos es bajísima: una de cada 300.000 aplicaciones. Además, el informe del perito de la defensa indica que "la técnica anestésica empleada resultaba ser la más adecuada al presente caso, utilizándose en el 90 por ciento de los procesos que afectan al abdomen inferior, siendo la que presenta menos complicaciones". En el consentimiento informado de esta anestesia no figura el riesgo que se produce en este caso, al ser muy raro.


Con estos argumentos, el juez considera probado el argumento de la acusación de daño desproporcionado, "pues se ha producido un resultado dañoso que normalmente no se produce más que cuando media una conducta negligente". Efectivamente, la acusación del juez es que el anestesista actuó de manera negligente punzando o lacerando un vaso muy grueso en la administración de la anestesia, lo que produjo un gran hematoma intrarraquídeo.


El Tribunal Supremo ha reiterado en distintas sentencias que "ante un daño habitualmente no derivado de la actuación de que se trata ni comprensible en el riesgo generalmente estimado en el tipo de actos, se espera del agente una explicación o una justificación cuya ausencia u omisión puede determinar la imputación".


En este sentido, el juez considera que la defensa del facultativo no acredita la existencia de causa o razón justificativa alguna de la aparición del hematoma, limitándose a indicar que resultó ser una fatalidad. Así, la sentencia reconoce el derecho del paciente a ser indemnizado por el facultativo por un daño desproporcionado.


Al llegar a esta conclusión, el juez no entra a valorar la otra acusación del demandante: la omisión del consentimiento y la consiguiente oportunidad que se le restó al paciente de optar por otro tipo de anestesia. El juez de Santiago de Compostela considera que esta cuestión está en un segundo plano cuando se ha comprobado que el médico incurrió en una mala praxis con la obligación de indemnizar.

 

 

 

 

FUENTE:  Diariomedico.com



 

 

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web