Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

Dispraxia en el diagnóstico prenatal

 

La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso presentado por el Instituto Catalán de Salud (ICS) contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que le condenaba a indemnizar con 601.317 euros a los padres de una niña que nació con el síndrome de Cornelia de Lange, un severo retraso (ver DM del 31-VII-2007).

El falló del TSJ de Cataluña reconoció la demanda interpuesta por los padres de la menor acusando al ICS de no haberles informado de la malformación fetal que se evidenciaba en las ecografías y, por tanto, privarles de la posibilidad de abortar.

· Cuando las circunstancias de la crianza de los niños implican una carga económica muy superior a la ordinaria procede indemnizar, según el TS

El ICS presentó un recurso argumentando que la cantidad fijada para la indemnización era excesiva, además de que los servicios sanitarios no incurrieron en una mala praxis y de que el síndrome que presentó la niña era indetectable en el periodo de gestación. Ninguno de los argumentos prosperó en el alto tribunal.


Hechos

EmbarazoLos hechos juzgados se remontan a agosto de 2000, cuando no estaba aprobada aún la Ley de Autonomía del Paciente que desarrolló el derecho del enfermo a ser informado, así que el TSJ catalán aplicó lo que dice la Ley General de Sanidad para reconocer que los servicios del ICS incurrieron en una violación del derecho de información a la paciente.

Las pruebas practicadas a la gestante mostraban "un engrosamiento del pliegue nucal, una sonoluscencia nucal de hasta 6,9 centímetros", datos que no se discutieron en el juicio. Con esta información, el Supremo recoge en su fallo que las probabilidades de que el feto sufriera malformaciones congénitas estaban entre el 15 y el 40 por ciento. Si la embarazada hubiera recibido esta información dentro de las veintidós primeras semanas de gestación "hubiera tenido la opción de fundamentar ética y jurídicamente una decisión de interrumpir el embarazo. Opción de cuyo libre ejercicio fue privada, al no suministrársele, al no facilitársele de manera completa y continuada en forma comprensible, el diagnóstico y pronóstico de aquel embarazo". Así el alto tribunal reconoce que se le ha propinado un daño moral a la mujer, al privarle de su derecho a elegir.

En este punto cabe despejar el interrogante de que si la mujer, sabiendo la malformación, hubiera decidido o no abortar. La sentencia recuerda la jurisprudencia que se viene aplicando en estos supuesto, y es que corresponde a la Administración demostrar que si la embarazada hubiera conocido la situación del feto no hubiera abortado, afirmación que no fue probada.

Además del daño moral, el alto tribunal señala que en estos casos también se debe reparar el perjuicio económico que supone criar un niño con retraso. El fallo se remite a otras sentencias para afirmar que "los gastos derivados de la crianza de los hijos no constituye un daño en circunstancias normales; pero, cuando las circunstancias se separan de lo normal implicando una carga económica muy superior a la ordinaria, esta Sala entiende que puede haber daño y procede indemnizar".

El Tribunal Supremo reitera la condena de 601.317 euros impuesta al ICS y condena al pago de las costas a la Administración.


 
Buena praxis y condena

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que condenó al Instituto Catalán de Salud a indemnizar con 601.317 euros a los padres de la menor con el síndrome de Cornelia de Lange, desmontó la defensa de la Administración, que se fundamentaba en que la asistencia sanitaria no había incurrido en una mala praxis (ver DM del 31-VII-2007). El fallo del TSJ reconoció que lo que se cuestionaba y por lo que se terminó condenando a la Administración "no es la mala praxis médica en su más estricto sentido de aplicación de las técnicas de diagnosis y terapia más adecuadas (...), sino la dispraxis médica que comporta la no información a los padres de todas las circunstancias concurrentes en el embarazo".

 

Fuente: Diariomedico.com

 

 

          

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web