Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

 

Sólo el error de notoria gravedad da lugar a responsabilidad

 

 

 

Sala de cirigíaLa Sala Civil del Tribunal Supremo ha absuelto a dos clínicas privadas y a dos facultativos de la demanda interpuesta por los padres de un menor que sufrió una enucleación de un ojo que, según la demanda, no fue detectada a tiempo.

 


Los magistrados del alto tribunal hacen un análisis de la responsabilidad profesional y de cómo los riesgos de una actuación médica son siempre los mismos pero su materialización puede variar en función de las circunstancias de cada paciente.

 


La sentencia, firmada por el magistrado José Antonio Seijas, aclara que las decisiones clínicas están basadas en "un diagnóstico que se establece a través de unas pruebas encaminadas a demostrar o rechazar una sospecha o hipótesis de partida", pero ninguna de esas pruebas "presenta una seguridad plena".

 

 

Partiendo de esta premisa, la Sala Civil recuerda que la obligación de medios que recae sobre el profesional le impone la necesidad de realizar "todas las pruebas diagnósticas necesarias atendiendo al estado de la ciencia médica en ese momento".

 

 

En este punto la resolución judicial aclara que "sólo el diagnóstico que presente un error de notoria gravedad o unas conclusiones absolutamente erróneas puede servir de base para declarar su responsabilidad, al igual que en el supuesto de que no se hubiesen practicado todas las comprobaciones o exámenes exigidos o exigibles".

 

 

 


Un margen razonable

 


En segundo término la sentencia afirma que un diagnóstico inicial no puede ser cuestionado "por la evolución posterior, dada la dificultad que entraña acertar con el diagnóstico correcto, a pesar de haberse puesto para su consecución todos los medios disponibles, pues en todo paciente existe un margen de error independientemente de las pruebas que se le realicen".

 


Por último, el Tribunal Supremo, que acoge las argumentaciones de Juan Miguel Domínguez Ventura, abogado de las clínicas, reconoce que existió un error de diagnóstico al valorar la TC que se le practicó al menor, pero no aprecia responsabilidad al no ser la causa de la enucleación que padeció el paciente.

 

 

"Difícilmente puede atribuirse un nexo causal entre el diagnóstico erróneo de la TC y la enucleación, pues en tan breve tiempo [entre la prueba y el daño] no podía agravarse una situación iniciada por un golpe en el ojo".

 

 



EXCLUYENDO LOS CRITERIOS CONTENCIOSOS

 

 


La responsabilidad de las Administraciones públicas, que se juzga en la vía contenciosa, se basa en criterios de responsabilidad objetiva; es decir, el daño, el acto médico contrario a la lex artis y la relación causal justifican la indemnización. Desde hace unos años la Sala Civil del Tribunal Supremo se está apartando de la aplicación de criterios objetivos de responsabilidad para recuperar el criterio de culpa médica propia de esta jurisdicción.

 

 

En esta sentencia los magistrados recuerdan que normas como la Ley de Consumidores y Usuarios no se aplica en la vía civil, pues ésta "no afecta a los actos médicos propiamente dichos, dado que es inherente a estos la aplicación de criterios de responsabilidad fundados en la negligencia por incumplimiento de la lex artis ad hoc", por lo que la LOCU se aplica a aspectos organizativos.

 

 

 

 

 

FUENTE:  Diariomedico.com



 

 

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web