Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

XVIII Congreso de la Asociación Profesional de la Magistratura
 


 

 

 

Balanza de la JusticiaEl presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, abogó por la independencia de los jueces frente a cualquier poder judicial y por la «paciencia» a la hora de que se tomen las medidas para modernizar y mejorar la Administración de Justicia.
 

Dívar se expresó así durante la inauguración del XVIII Congreso de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM) que se desarrolla en Valladolid bajo el lema 'Por un juez del siglo XXI'.
 

Durante su discurso inaugural, el presidente del Consejo General del Poder Judicial ofreció su apoyo para que los jueces y magistrados sean «absolutamente independientes» en sus resoluciones de cualquier poder, algo que considera que además de una «obligación» es una «devoción».
 

En este contexto, afirmó que acepta de «antemano» las críticas, tanto las positivas como las negativas, porque cree que siempre se puede «encontrar luz» aunque el día esté «muy nublado» y éstas sirven para llamar la atención. Sin embargo, mostró su rechazo a las críticas que descalifican a las personas o las que suponen «procesos paralelos» que no sirven para administrar una Justicia «recta e imparcial».
 

En cuanto a las reformas de la Justicia, Dívar, en declaraciones a los medios recogidas por Europa Press, mandó a todos los magistrados, tanto los que forman parte de la Asociación como a los que no, un mensaje de «esperanza y futuro» porque «ve» que muchas cosas se pueden arreglar, aunque algunas tardarán más tiempo porque algunos problemas no podrán tener solución inmediata.
 

Además, llamó la atención sobre la «muy mala» tentación de ver que hay muchos problemas, un retraso en la Administración de Justicia que no ha sido atendida durante «largo periodo» de tiempo y no hacer la parte que a cada uno le corresponde.
«Nosotros vamos a hacer la parte que nos corresponde y poner el esfuerzo hasta agotarlo, porque es lo que tenemos que hacer, poner esfuerzos y empeño, los éxitos ya no dependerán exactamente de nosotros», dijo Dívar.
 

También hizo referencia a este tema durante su discurso inaugural, en el que manifestó que espera «mucho ánimo» y «paciencia» en muchas cosas como las que se refieren a la reforma de la Justicia. En este contexto, recomendó que sigan presentando demandas pero al mismo tiempo recordó la «virtud» de la paciencia a la que hacía referencia Cicerón.
 

El presidente del CGPJ afirmó que ve posibilidades de hacer efectivas las reivindicaciones de jueces y magistrados y aseguró que es «hombre de propósitos y no de promesas».
 

 

 

VIEJO PROBLEMA.
 

 

Carlos Dívar puso de manifiesto el malestar que ahora ha «emergido» en el ámbito judicial por las «décadas» de retraso en la Administración de Justicia y aseguró que en algún momento quiere ver «alguna luz» al final del túnel.
 

A este respecto, aseguró que el Consejo ha hecho esfuerzos «inusitados» para mejorar y hacer más eficaz la Justicia y recordó que hay demandas y un plan ministerial para continuar en esta línea, que aportará algunas soluciones, aunque no sean suficientes.
 

Además, Dívar apostó por no estar «permanentemente» con un horizonte nublado y verlo «despejado» en la carrera judicial, para lo que confió en las personas que la componen, de las que destacó su «sacrificio» y «dificultades constantes» sin que haya «prácticamente ninguna corrupción».
 

Así, afirmó que deben sentirse seguros de los «medios humanos» porque el resto, y después llegarán otros «muy necesarios» como son los materiales.
 

En el acto inaugural estuvieron presentes también el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis Concepción; el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera; el presidente de la APM, Jesús Chamorro; el secretario de Estado de Justicia, Juan Carlos Campo; el presidente de la Diputación de Valladolid, Ramiro Ruiz Medrano; y el alcalde de la capital vallisoletana, Francisco Javier León de la Riva.
 

Durante sus intervenciones, Chamorro recordó que se ha llevado a cabo una labor reivindicativa que en algunos momentos se ha querido confundir con una exigencia de incremento salarial, la cual se dejó de lado, y aseguró que los planteamientos que se realizan no solucionarán el problema de raíz y negó que haya un consenso claro para reformar la Justicia, por lo que abogó por un Pacto de Estado que incluya a comunidades, grupos parlamentarios, etcétera.
 

Además, criticó el escaso incremento en la partida que figura en los Presupuestos Generales del Estado para la Justicia, cuando se necesita un «plan de choque» que refuerce y descongestione el sistema.
 

A este respecto, el secretario de Estado de Justicia hizo un amplio repaso por las políticas del Gobierno y el plan de modernización consensuado que se llevará a cabo en un «momento de cambio».
 

Por otra parte, en coincidencia con Dívar, apostó por ser «beligerantes» en la independencia de los jueces, que no pueden ser sensibles social o ideológicamente y añadió que la coyuntura política no puede ser determinante al aplicar una norma jurídica.
 

 

 

DEFENSA DE LAS INSTITUCIONES


 

En este marco, el presidente de la Junta de Castilla y León, «abogado no ejerciente y político ejerciente» como él mismo se definió, hizo un llamamiento a la necesidad de una neutralidad política entre los jueces como garantía para la defensa de derechos, también de las instituciones.
 

Herrera hizo referencia al momento por el que pasa la Comunidad, «beligerante» con el blindaje del concierto económico vasco, vendido «cual plato de lentejas» para sacar adelante unos presupuestos, de manera que se rompe por «oportunismo político» el equilibrio «necesario» que garantizaba el que Castilla y León pudiera acudir para la defensa de sus intereses a la justicia ordinaria, cuando ahora tendrá que hacerlo ante el Constitucional.
 

Por otro lado, el presidente del Ejecutivo autonómico destacó la «asignatura pendiente» de la Democracia española con la Justicia y puso de manifiesto las reformas que se llevarán a cabo, para las que expresó una posición «de sentido de responsabilidad y no de obstrucción» de la Comunidad, con igual discurso con éste que con el anterior Gobierno.
 

Herrera recordó que Castilla y León aspira a las transferencias en esta materia pero que no ha llegado aún a un acuerdo, por un tema «debatido» como la conciliación de la vida judicial y la autonomía política y defendió un único poder judicial, aunque se ponga en cuestión en algunas fórmulas estatutarias hoy cuestionadas ante el Tribunal Constitucional.
 

En este marco, señaló la «gran oportunidad» para mejorar las condiciones de trabajo y el acceso de los ciudadanos a la misma, pero al mismo tiempo recordó que se recibiría la competencia para mejorarla, hacerla más cercana y las condiciones de trabajo sean mejores, no para «frustrar falsas expectativas».
 

Herrera afirmó que esperan que los planes e inversiones que se anuncian para dar solución a los problemas que plantea el propio informe del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León sobre la situación en la Comunidad, entre ellas la dispersión de sedes en Palencia y Valladolid, la mejora de infraestructuras o la incorporación plena a las nuevas tecnologías.
 

Por eso, afirmó que la Comunidad está abierta a la negociación y al acuerdo pero con el compromiso del esfuerzo que el Estado debe a la Justicia, a lo que añadió que se está trabajando, muestra de ello es la Comisión Asesora en materia de Justicia creada en enero.

 

 

Fuente: Europa Press
 

 


 

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web