Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

 

 

Cuando 'E. coli' se pasa al lado oscuro
 


MIGUEL VICENTE 31/05/2011

 
A diferencia de la cepa O104, la mayoría de las E. coli son bacterias pacíficas que, junto con otras variedades, pueblan el intestino. Pueden hasta ser beneficiosas y casi nunca son perjudiciales. Viven de modo armónico sin que las de una clase desplacen a las de otra e incluso aportan algunas vitaminas. Son un freno protector frente a otras bacterias con las que nuestro cuerpo no se lleva tan bien y que, si proliferasen, producirían trastornos y enfermedades, desde diarrea leve hasta enfermedades graves como el síndrome hemolítico urémico.

Escherichia Coli

Pero algunas E. coli pueden ser atraídas por el lado oscuro y adquirir genes que dirigen la producción de compuestos tóxicos, similares a la toxina que produce Shigella, otra bacteria que es prima maligna de E. coli.

Este tipo de bacterias se adhiere a las células de la mucosa intestinal y las trastorna; el intestino reacciona con una diarrea que intenta eliminar a las invasoras. Si lo logra, el problema no pasa de una fuerte diarrea. Pero en unos pocos casos, y generalmente dependiendo del estado de salud de la persona, la bacteria maligna prolifera. La toxina que produce se ceba sobre los capilares sanguíneos más pequeños, como los del mecanismo por donde el riñón purifica la sangre. Su destrucción impide al organismo eliminar los compuestos nocivos del metabolismo y el fallo renal conduce a un envenenamiento que deja lesiones permanentes y es a veces mortal.

Pensaríamos que como hay antibióticos potentes la curación sería fácil, pero no es así. Eliminar cualquier E. coli es difícil porque está protegida por una cubierta de tres capas (otras bacterias, como las de la neumonía solo tienen dos). Además, las malévolas estirpes O se han molestado en tener genes de resistencia a varios antibióticos, y poseen incluso complejos mecanismos para aumentar la producción de toxina cuando se las pretende eliminar. El antibiótico, lejos de curar, puede agravar el problema.

¿Cómo ha llegado E. coli del intestino a los pepinos? No es el primer caso en que una de estas bacterias se encuentra en las verduras. En 2006 se produjo un brote letal de la estirpe O157H7, casi hermana de la O104, en EE UU: venía en bolsas de espinacas lavadas tres veces. Para sorpresa de los científicos, los mecanismos que la bacteria usa para adherirse al intestino también sirven para fijarla a las hojas. Las estirpes patógenas habitan a veces el intestino de animales de granja. Puede ahí empezar la contaminación, o venir más tarde en la distribución. Precisarlo necesita pruebas que no son complejas y en unos días dirán dónde se contaminó el pepino.

No hay que alarmarse, pueden tomarse precauciones como cocinar bien las verduras, pelar cuidadosamente o desinfectar lo que se tome crudo. Así el pequeño número de bacterias que ingeriríamos no sería perjudicial. No se debe olvidar en el esfuerzo investigador que algunas bacterias están siempre dispuestas a pasarse al lado oscuro y demostrarnos que no tenemos antibióticos para eliminarlas.

 

Miguel Vicente es Profesor de Investigación del CSIC y autor del libro Ni contigo ni sin ti:, guía para entender los microbios.

 

Fuente: El pais.com

 

 

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web