Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

Las secuelas de una operación necesaria no se indemnizan

 

La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha desestimado la reclamación presentada por un paciente contra la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León (Sacyl) y su compañía aseguradora.

 

MédulaEl paciente reclamó porque, antes de ser operado para extirparle una malformación arteriovenosa intramedular, sufrió una hemorragia que complicó su estado, y que asociaba a un retraso en la realización de las pruebas necesarias para identificar la patología.

El hombre ingresó en un hospital de León con un episodio de hemorragia subaracnoide con síndrome meníngeo y sufrió un nuevo sangrado ocho días después de ser ingresado.

La parte demandante reclamó al Sacyl por no someter al paciente a una TC o a una resonancia magnética antes y esperar ocho días, en los que volvió a padecer una hemorragia que empeoró su estado.

Sin embargo, el tribunal reproduce la valoración del perito de la Administración que admite que las malformaciones arteriovenosas intramedulares "constituyen una de las patologías más complejas de diagnosticar y tratar". Según el especialista, "el resangrado del paciente se produjo muy rápidamente después de su ingreso y fue impredecible, no pudo haberse evitado aun habiéndose realizado las pruebas el mismo día del ingreso, pues la valoración terapéutica de estas lesiones tan complejas requiere un tiempo superior a una semana".

El tribunal afirma que "las lesiones neurológicas que le restan al paciente están directamente relacionadas con la cirugía de exéresis que fue preciso realizar para la extirpación de la malformación vascular arteriovenosa medular, condicionada por la complejidad anatómico-quirúrgica de la propia malformación vascular". Los argumentos de Eduardo Asensi, abogado de Zurich España, aseguradora de la Administración, fueron admitidos por el tribunal, que afirmó que "las secuelas no suponen un daño antijurídico, pues el paciente tiene la obligación de soportarlas, dado que la intervención era totalmente necesaria ante la patología que presentaba con un altísimo riesgo de mortalidad o tetraplejía durante el primer año de resangrado, y se está, además, ante una actuación para la que el paciente dio, tras la oportuna información, su consentimiento".

El tribunal advierte que la defensa de la paciente incurre en una incongruencia en la solicitud de la prueba que señala como necesaria. "En la demanda la prueba que se consideró que se debía y se podía realizar con anterioridad a la fecha del segundo sangrado era una resonancia magnética completa con una angiografía, prueba distinta a la angio-TC" que se defiende en el juicio. En este sentido, el tribunal reconoce más valor al informe del perito de la Administración que al del paciente por la especialidad del primero, y señala: "No fue la prueba de la angio-TC la que diagnosticó la malformación vascular, sino la angio-resonancia magnética que se hizo a los ocho días". En todo caso, el fallo establece una relación directa entre las secuelas y la operación "necesaria" y, por tanto, no encuentra motivos para indemnizar.

 

Fuente: Diariomedico.com

 

 

          

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web