Pericia Médica - Negligencia médica  - Mala praxis  -  Lex artis  -  Peritaje medico

  • Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

 

¿ DE QUE HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE LA LEX ARTIS ?

 

Alejandro Superby

 

¿ DE QUE HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE LA LEX ARTIS ?La Lex artis  es un término jurisprudencial acuñado hace más de 20 años (STS del 11 de Marzo de 1991), que viene a consolidar la valoración de la actuación médica según los estándares científicos  del momento en que se ejecuta y  bajo el prisma jurídico:

 

 “Es aquel criterio valorativo de la corrección del concreto acto médico ejecutado por el profesional de la medicina, que tiene en cuenta las especiales características de su autor, de la profesión, de la complejidad y trascendencia vital del acto y en su caso, de la influencia de otros factores endógenos y exógenos – estado previo, familiares y de la organización sanitaria- para calificar dicho acto conforme o no con la técnica normal requerida”.

 

Dicho de otra forma, que pueda ser entendida bajo la óptica del médico, se trata de poner nuestra experiencia y nuestro saber al servicio del paciente para recuperar la salud. Nuestro saber y nuestra experiencia abalada por los estándares científicos  actualizados en el instante en que se realiza el acto médico o quirúrgico. Son muchas las fuentes del conocimiento disponibles para nosotros los médicos con una gran dispersión científica, de manera que resulta a veces abrumadora la cantidad de información que debemos actualizar en nuestra actividad diaria. Las guías de práctica clínica y los Protocolos de actuación ante determinadas patologías, son las que habitualmente manejamos y  si nos ajustamos a ellas mantendremos un respaldo científicamente contrastado frente a posibles demandas.

 

Pero además, debemos ser diligentes en el desarrollo de nuestro quehacer médico tendente a conseguir un diagnóstico compatible, sobre la base de la sintomatología que nos relata el paciente y  trasladarle el mejor tratamiento disponible hoy en día, para combatir su enfermedad. Con ello quiero decir, que debemos poner a disposición del paciente los medios técnicos a nuestro alcance para conseguirlo: Los exámenes complementarios que sean necesarios y solicitar su consentimiento informado en aquellos procedimientos diagnósticos invasivos o de notoria repercusión para el paciente, especialmente por escrito en toda actividad quirúrgica (Ley 41/2002) básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

 

“La actividad de diagnosticar, como la de sanar, ha de prestarse con la aportación profesional más plena y entrega decidida pues la importancia de la salud humana así lo requiere, siendo su protección mandato constitucional (art. 43 y 51 CE), por lo que no cabe en esta cuestión regateo de medios ni de esfuerzos” STSS: 27/5/2003; 19/1/2001; 16/2/1995 y 22/5/1995.

 

Pero no sólo existe la obligación de medios según el estado de la ciencia, sino también de proporcionar la información en términos adecuados al paciente respecto de su enfermedad: Diagnóstico, Pronóstico y opciones terapéuticas, así como los riesgos  posibles.

 

No debemos olvidar que el contenido concreto de la información transmitida al paciente para obtener su consentimiento, puede condicionar la elección o el rechazo de una determinada terapia por razón de sus riesgos.

 

La intervención quirúrgica no consentida aunque sea necesaria, vulnera el derecho de autonomía del paciente y da lugar a una indemnización por responsabilidad médica (incumplimiento de la lex artis).

 

 La ley, no obstante, establece ciertos límites a esta exigencia, señalando dos supuestos en los que no resulta necesario el consentimiento:

 

. Cuando exista riesgo para la salud pública

. Cuando exista riesgo inmediato grave para la integridad física y psíquica del enfermo y no es posible conseguir su autorización.

Vulneración de la Lex artis.

 

 

El origen legal de la relación médico-paciente en el derecho español, es  considerado  como una relación contractual, vinculada por un compromiso de voluntades. El paciente por un lado nos transfiere su cuadro clínico caracterizado por una conjunción de síntomas y acepta que nosotros pongamos todos nuestros conocimientos  así como los medios técnicos a nuestro alcance para desvelar y traducir sus síntomas en una determinada enfermedad  y a través del tratamiento oportuno, recuperar la salud. Esta conjunción de voluntades se configura como un “Contrato de arrendamiento de servicios” y en ocasiones como es el caso de la Cirugía estética como un “contrato de arrendamiento de obra”. En ambos casos el médico no se compromete por lo general a la obtención de un resultado, pero si se compromete como hemos dicho anteriormente a utilizar todos los conocimientos, técnicas y demás recursos para la recuperación de la salud del enfermo  sin garantizar su curación y por otra parte a no empeorar la salud del enfermo  sea por acción, omisión,  imprudencia o negligencia.

Pues bien, en la base de la responsabilidad civil médica, correspondiente al  ordenamiento jurídico de nuestro país, ha de existir una “culpa médica”, entendida ésta como una omisión de la diligencia debida, que equivale al  incumplimiento o defectuoso cumplimiento de la lex artis. Paradójicamente el médico responde por lo que consideramos una culpa extracontractual (acto imprudente). “La acción u omisión cualificada por la culpa o negligencia médica, está inmersa en aquella acción que ha causado el daño” y por consiguiente este daño causado siempre deberá  demostrarse que tiene  un nexo de causalidad con dicha acción u omisión, para exigir responsabilidad.

 

El Tribunal Supremo ha establecido de forma reiterada que la responsabilidad civil médica no es un supuesto de responsabilidad objetiva y que la carga de la prueba corresponde probarla a quien la alega, en este caso al paciente, existiendo  una evidente asimetría en la cualificación de los actores que participan en el conflicto (paciente y médico), por lo demás,  muy diferente a lo que ocurre en USA, donde  la jurisprudencia ha venido aplicando la regla “res ipsa loquitur” que viene a significar: La cosa habla por sí misma, en los supuestos en que uno se encuentra ante un resultado o daño, que no se hubiera producido de no haber concurrido una conducta atribuible al médico (análisis de la lex artis) sin que haya participado en la misma el propio enfermo.  En este caso le corresponde al médico explicar en sede judicial que ha actuado correctamente, conforme a la lex artis para quedar exonerado de responsabilidad. En Alemania, la jurisprudencia se ha distanciado de la española  y no se considera la responsabilidad subjetiva, por culpa o negligencia como requisito  para juzgar la responsabilidad del médico alemán; sino que existe una igualdad de oportunidades de las partes en el proceso judicial.  Al médico le corresponde probar la corrección de su/s acto/s médicos realizados al paciente (corrección de la lex artis).

 

Resumiendo, el  concepto jurídico de la lex artis, tiene numerosas aristas que confluyen para diseñar y analizar la actuación del médico en los litigios:

 

. Lex artis como estado del conocimiento científico médico

. Lex artis como un rosario de pautas de actuación médica

. Lex artis como la suma de obligaciones del médico

. Lex artis como criterio valorativo en el estudio de la negligencia médica

. Lex artis como elemento integrador del deber de información

. Lex artis como presupuesto del consentimiento informado

 

Sin embargo debemos admitir que la lex artis en la práctica funciona como un concepto jurídico encorsetado e indeterminado, ya que jamás podrá abarcar la inmensa expansión del conocimiento y modos de actuación de la medicina.

 

 

Dr. Alejandro Iván Superby Jeldres

Especialista en Medicina Interna y A. Digestivo

Especialista en Derecho Sanitario

Perito médico Judicial

www.peritajedrsuperby.es

 

 

 

www.periciamedica.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web